sábado, 3 de noviembre de 2012

El paso del tiempo



Un sábado cualquiera, ensimismada en mis pensamientos, cuya solución eran casi imposible, la vi acercarse por mi misma acera, sus pasos torpes, sus huesos corroídos por la edad, un brazo en cabestrillo y una bata de guatiné ,limpia, muy limpia, y detrás suyo, con más torpeza, con más fatiga, con mucho esfuerzo caminaba una perra, mezcla de pastor alemán con otra raza,,,casi no podía avanzar, un exceso de peso, y de años que estaban haciendo estragos. Mientras me iba acercando algo debió de sentir la mujer, que me miró y me dijo,- déjale pasar, que esta muy torpe y casi no ve, la artrosis la está matando, y las tiroides no le funcionan, la miré a los ojos, y cuando le iba a decir que no le debía dejar sufrir , me ha contado que su hermana murió y ella la heredó, que le ha dado todo el cariño del mundo, y que esperaba que se pudiesen ir las dos juntas, que ya lo habían dado todo en esta vida, y ahora solo sentían dolor, y pena por lo que estaba pasando en este mundo. Solo he podido observarlas, ver como poco a poco se han alejado de mi, no se si es tristeza por ver como el tiempo destroza todo lo que encuentra, cariño por ver como juntas podían pasar los últimos días de su vida, o simplemente,,,el amor que compartían, he estado un buen rato observándolas, y olvidándome de mis problemas, de los problemas de esta sociedad, viendo como un animal puede llenar todo lo que la vida te ha arrebatado.

No hay comentarios: